miércoles, 25 de enero de 2017

Las pensiones no serían sostenibles ni con pleno empleo

pensiones
Alcanzar el pleno empleo tan solo compensaría aproximadamente una quinta parte de los efectos del envejecimiento demográfico. Esa es la principal conclusión de un trabajo realizado por José Ignacio Conde Ruiz en el que se revisan algunas propuestas frecuentemente ofrecidas como solución al problema de la sostenibilidad financiera de nuestro sistema de pensiones.

El autor concluye que ninguna de estas medidas puede evitar que la generosidad del sistema de pensiones, medida por su tasa de sustitución (el ratio entre la pensión media y el salario medio), se reduzca significativamente en el futuro y defiende la adopción de un modelo de cuentas nocionales como forma más equitativa de asegurar la sostenibilidad del sistema.

De acuerdo con las previsiones demográficas del INE, la tasa de dependencia de mayores (definida como el ratio entre la población en edad de jubilación y la población en  edad de trabajar) se duplicará en las próximas décadas. Esto hará necesario reducir a la mitad la tasa de sustitución del sistema de pensiones para mantener el gasto a un nivel no muy superior al de los ingresos por cotizaciones sociales.

Dada la magnitud del ajuste necesario, las soluciones propuestas serían insuficientes para valores alcanzables de los parámetros de interés. Así, alcanzar el pleno empleo tan solo compensaría aproximadamente una quinta parte de los efectos del envejecimiento demográfico.     

En cuanto al crecimiento de los salarios (y de la productividad) ha de tenerse en cuenta que este factor no sólo afecta a los ingresos del sistema sino también a las pensiones futuras, con lo que las posibles mejoras, además de modestas para valores realistas de las tasa de crecimiento de la productividad, serían en buena medida sólo transitorias.

Por otra parte, hay que observar que este factor contribuirá a mejorar la sostenibilidad financiera del sistema de pensiones sólo en la medida en que se traduzca en caídas en la tasa de sustitución. 

Proteger las pensiones frente a la inflación (deshaciendo así el núcleo de la reforma de 2013) generaría un desfase entre ingresos y gastos superior a 7 puntos de PIB en unas décadas. Por lo tanto, no es posible restaurar la sostenibilidad financiera del sistema de pensiones únicamente aumentando las cotizaciones o los impuestos generales. Esta última vía, además, rompería el principio de contributividad que se pretende preservar.

Dado que la tasa de sustitución de las pensiones tendrá que disminuir, el debate sobre la reforma del sistema de pensiones debería centrarse en identificar aquellas medidas dirigidas a aminorar dicha disminución y a distribuirla equitativamente tanto entre las generaciones actuales y futuras de pensionistas como entre los integrantes de cada generación.

Para ello, una vía de reforma que se considera especialmente eficaz es la transición hacia un sistema de pensiones de reparto de cuentas nocionales y de contribución definida.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Los jóvenes españoles saben menos de finanzas que los polacos o estonios

educacion-financiera
Un menor conocimiento financiero suele ir ligado a mayores niveles de endeudamiento y menor riqueza. Es una de las conclusiones de un estudio elaborado por el Banco de España basados en varios estudios en diferentes países. Todos los estudios concluyen también que la edad avanzada y el menor nivel educativo suelen acompañan el menor conocimiento financiero.

A mayor nivel de conocimiento financiero, cartera de acciones más diversificada y mayor patrimonio. Por el contrario, a menor nivel de conocimiento financiero, más préstamos a corto plazo y más nivel de endeudamiento.

“Es precisamente sobre esos sectores con menor cultura financiera sobre los que los bancos han expandidos sus malas prácticas bancarias forzando a endurecer la legislación; hay que invertir en mejor el nivel de educación financiera pero también controlar mejor la información facilitada por las entidades”, señala Juan Ignacio Navas, socio-director de navascusi.com

También existe un sesgo de género: las mujeres tienen menos conocimientos financieros que los hombres. Una realidad que no cambia ni por el Estado civil ni por el nivel de formación. En cambio, son más conscientes que ellos. La media de la autocalificación se sitúa en un 5 sobre 7.
En cambio, sólo un 30% de estadounidenses son capaces de responder correctamente a tres preguntas sencillas sobre tipos de interés, consecuencia de inflación o minimización del riesgo. En concreto, las preguntas planteadas son las siguientes:

Si has tenido un descubierto de 1000 euros y el banco te aplica un 15%, ¿cuánto tendrás que pagar en un año?

Si el banco te ofrece un tipo de interés del 3% pero la inflación se sitúa en el 4%, ¿crees que la operación es rentable?

¿Crees que para minimizar el riesgo es buena idea diversificar tus inversiones?

Frente al 30% de todas las respuestas correctas de EEUU, el 50% de Suiza o el 4% de Rusia. “Porcentajes muy bajos para cuestiones sencillas; tenemos que hacer más por expandir la cultura financiera”, señala Navas.

Curiosamente, el informe del Banco de España, señala que aquellos países que han sufrido inflaciones altas son más proclives a responder adecuadamente a la pregunta sobre la inflación. Es el caso de Alemania u Holanda. En cambio, Japón, que ha tenido siempre una inflación controlada, falla más en esta pregunta.

En el informe PISA de la OCDE se incluyó una evaluación de conocimientos financieros. Los escolares españoles quedaron a un nivel similar a Francia o Estados Unidos, pero por debajo de Polonia o Eslovenia. Por eso las escuelas españolas han empezado a impartir clases de conocimiento financiero, mejorando sustancialmente el resultado.

Además, Banco de España y CNMV junto al Tesoro, la Dirección General de Seguros y el ministerio de Educación han encargado una gran encuesta de competencias financieras, cuyos resultados conoceremos a finales de 2017. “Se puede -sin embargo- anticipar que el desconocimiento es muy grande y que no siempre las entidades han dedicado sus esfuerzos necesarios para hacer entender la naturaleza y riesgos del producto que estaban comercializando”, concluye Navas.

lunes, 19 de septiembre de 2016

Nueve de cada diez inversores quieren mejorar sus conocimientos financieros

asesoramiento
Según la encuesta del Schroders Global Investor Study correspondiente a 2016, nueve de cada diez inversores quieren mejorar sus conocimientos financieros. En concreto, el 89% de los encuestados dijo que quería aprender más para poder entender mejor sus inversiones.

El estudio de la gestora británica se realizó entre 20.000 inversores que tenían un mínimo de 10.000 euros invertidos y procedían de 28 países distintos.

La edad es un factor relevante, según la encuesta, pues los menores de 35 años (Millennials) están más interesados (46% frente a 41%) en mejorar sus conocimientos hablando con un asesor financiero.

Curiosamente, pese a los avances tecnológicos y la llegada de los asesores virtuales (roboadvisors) la mayoría de los ahorradores todavía prefieren hablar con un asesor financiero independiente en persona antes de tomar su decisión.

Sin los pies en el suelo

Uno de los puntos más relevantes que desvela el estudio es que los inversores tienen un exceso de confianza en su capacidad de tomar las decisiones correctas y unas expectativas de retorno poco realistas.   

Sólo el 13% de los encuestados admite su ignorancia, mientras que el 63% de ellos, por ejemplo, desconoce las atribuciones de un gestor de fondos de inversión. De media, las expectativas de rentabilidad anual para los encuestados son de un 9,1%.

Esta combinación de incultura financiera y unas expectativas de beneficio poco realistas, junto a la situación actual de los mercados (menores retornos con el mismo o superior nivel de riesgo) abonan el terreno para un fracaso financiero de muchos ahorradores particulares.

¿Te has planteado tu mejorar tu cultura financiera?

jueves, 21 de julio de 2016

Cláusula suelo y TJUE ¿Protegió el sistema financiero al ahorrador?

cláusulas suelo
¿Dónde estaba el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) cuando esos bancos que aplicaban la cáusula suelo ejecutaban las hipotecas de quienes ya no podían pagar?

Hace unos días, el TJUE a través de su abogado general, se pronunció en contra de la retroactividad de las devoluciones por las cláusulas suelo en las hipotecas, con lo que evitaba a la banca el pago de una factura millonaria por cobrar de más en concepto de cláusulas suelo irregulares. Decía el abogado que el impacto sobre la economía de esta retroactividad es motivo suficiente para no admitirla.

Ya lo dijo el Supremo hace tres años: el reintegro de todo lo cobrado de forma abusiva pondría en riesgo la viabilidad del sistema financiero español, un sistema financiero que se ha comido unos 100.000 millones en ayudas públicas (unos 2.175 euros por españolito) y que ahora argumenta que esos entre 5.000 y 7.000 millones de euros que nos ha estafado a algunos con la cláusula suelo, según el Banco de España, se lo tiene que quedar... por el bien de todos.

En mi pueblo a esto lo llaman hacer comulgar con ruedas de molino. Y por mucho que nos lo quieren decorar, el TJUE ha avalado con su decisión el engaño masivo a los ahorradores españoles.

Nos han estafado con preferentes, Cocos, Swaps, cláusulas suelo, etc. Han ejecutado nuestras hipotecas, han sido unos gestores incompetentes y ladrones, pero la factura la tenemos que seguir pagando nosotros, según la UE. Pues miren ustedes, señores de la UE, hoy me siento un poco más británico. Hoy entiendo que algunas personas no quieran que ustedes decidan por ellos, motivos tienen de sobra con decisiones como la suya.

Porque... ¿Dónde estaba el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) cuando esos bancos que aplicaban la cáusula suelo ejecutaban las hipotecas de quienes ya no podían pagar, dónde?

jueves, 7 de julio de 2016

Principales consecuencias positivas del Brexit

brexit
Tras la sorprendente victoria del NO a la Unión Europea por parte de la mayoría de los británicos se ha escrito mucho sobre las consecuencias negativas que podría tener esta decisión, pero también hay que hacer una lectura positiva de un error así.

Resumiendo un poco lo ocurrido, podemos decir que el Primer Ministro británico, David Cameron, decidió dejar que su pueblo decidiera sobre dos espinosos asuntos que siempre estaban sobre la mesa y nadie se atrevía a afrontar: la independencia de Escocia y la pertenencia a la Unión Europea. Probablemente, el hecho de que Escocia votara en línea con lo previsto y dijera SÍ, animó a Cameron a repetir referéndum para solventar el otro problema recurrente del pueblo británico. Solo que en esta ocasión, salió cruz y, contra pronóstico (se esperaba una victoria ajustada del SÍ) el Reino Unido dijo NO.

En realidad, en estos momentos, el mayor temor es que nadie sabe las consecuencias reales que a medio y largo plazo puede tener el Brexit para el Reino Unido y para sus antiguos socios europeos. Se habla de menor crecimiento económico, debilidad de la libra, deslocalización de empresas, volatilidad en los mercados y de retraso en la subida de tipos en Estados Unidos, pero insisto, nadie sabe a ciencia cierta qué va a pasar.

Sin embargo, lo que nadie puede negar es que el Brexit ha provocado una envidiable purga en la clase política del Reino Unido; algo que, no olvidemos, no hemos tenido en España a pesar de repetir elecciones por la incapacidad y el bajo perfil de los aspirantes al sillón presidencial. No me digan ustedes que no habrían visto con buenos ojos que rodasen un par de cabezas para poder votar con más alegría en la segunda convocatoria.

Por otro lado, por fín unos europeos (ya ex europeos) han abierto los ojos de los políticos y les han hecho un 'zasca en toda la boca' con la evidente falta de conexión entre el Parlamento Europeo y los votantes. Lo veníamos avisando con nuestra contínua abstención en las elecciones europeas, pero nadie quiso verlo. Pasamos demasiado de Europa porque no nos sentimos identificados con las decisiones de Bruselas y eso es un gravísimo problema político. Reino Unido ha dicho NO a algo que reamente los británicos desconocen y que, por tanto, no les interesa: la Unión.

Este punto enlaza con la siguiente consecuencia positiva del Brexit. No sólo hubo un exceso de buenismo pensando en que ganaría la opción europeista, sino que se ha demostrado lo que decían las encuestas. El país votó con el corazón porque en la cabeza no tenía nada. Y se sabía que el NO era la opción mayoritaria de los más viejos, de los más paletos, de los menos cultos, de los menos urbanitas... Ahora en España, algunos partidos propugnan una reforma electoral que haga que todos los votos valgan igual. Pues no señores, todos los votos no pueden valer igual. El hecho de que se disparasen en el Reino Unido las búsquedas en Internet sobre qué es la UE y el cerca de millón y medio de personas que vinieron a decir "ups, me he equivocado, votemos de nuevo" en otra web demuestran que no todos podemos votarlo todo. Habría, si eso fuera posible, que pasar un examen antes de votar ciertas cosas y eso es imposible e impopular.

Y esta es la cuarta consecuencia positiva del Brexit: Ahora ya sabemos que hay ciertas cosas que no se pueden someter al voto popular. Si a mí me pagan por escribir y a un bombero por apagar fuegos, a un político le pagamos por tomar decisiones. No me pase usted la patata caliente. O toma la decisión o me explica muy, muy bien las consecuencias de mi voto en una y en otra dirección. Y eso, ya he dicho, que en las decisiones sobre Europa no ocurre. Gracias al Brexit tenemos la seguridad de que no habrá más experimentos peligrosos vía referéndum porque a las urnas, como las armas, las carga el diablo y se les disparan a los idiotas.

La quinta consecuencia positiva del Brexit habla inglés pero es católica, pertenece a la UE, tiene una fiscalidad mejor que el Reino Unido, podría ampliar su territorio si les abre la puerta a sus vecinos protestantes del norte (pro europeos también), son los que están más cerca de la City de Londres y ya tienen unas cuantas multinacionales extranjeras allí desde donde dirigen sus operaciones para todo el Viejo Continente. Sí, mi apuesta no es Bruselas, no es París, no es Francfort y no es Madrid. Es Dublín.

¿Hay o no hay entonces consecuencias positivas del Brexit?

jueves, 16 de junio de 2016

"El Brexit necesitará un mínimo de dos años para llevarse a cabo"

brexit
"El Brexit necesitará un mínimo de dos años para llevarse a cabo, pero necesitaremos al menos cinco para conocer las consecuencias que tendría para el Reino Unido", explicó esta mañana en rueda de prensa Philippe Berthelot, responsable de crédito de la gestora francesa de fondos de inversión Natixis AM.

Para el experto galo, "el Brexit traerá más incertidumbre, pero no será el desastre".

Preguntados por el afán de Cameron de consultar con los británicos asuntos tan espinosos como la independecia de Escocia o la permanencia en la Zona Euro, Olivier de Larouzière, responsable de tipos de interés de la gestora, indicó que "es bueno preguntar al pueblo, pero probablemente, en el Reino Unido no se ha hecho bien".  

Los gestores galos recordaron que vivimos una "situación complicada" y que nos esperan meses de volatilidad con el referendum británico por la permanencia en la UE (Brexit) las elecciones generales en España y las dos pobiles subidas de tipos en Estados Unidos durante el año.

Al respecto de las elecciones españolas, Berthelot fue muy claro al decir: "cualquiera que sea la coalición que salga de las urnas españolas nos parece bien", marcando que el verdadero problema desde el punto de vista de las inversiones es la falta de Gobierno.

Para los expertos, "la rentabilidad negativa de los bonos no es preocupante siempre y cuando haya volatilidad". Además, consideran que la deuda sufre menos volatilidad que otros activos gracias al Banco Central Europeo, y se benefician de ello porque la filosofía de su entidad se basa en la fuerte convicción de que existen ineficiencias en los mercados de deuda que pueden ser generar beneficio a través de una gestión activa.

Así, la rentabilidad del fondo Natixis Souverains Euro es del 4,09% a un año frente al 3,72% del benchmark, al que bate también a tres, cinco y diez años.

Preguntados por la evolución del negocio en mercados tan poco atractivos para el ahorrador minorista, los gestores recordaron que su firma cerró 2015 con 241.500 millones de activos bajo gestión en renta fija y ya gestiona 251.800 millones al cierre del primer trimestre de 2016.

Por ello, Sophie del Campo, directora general de Natixis Global AM para Iberia, Latinoamérica y US offshore recordó que "la parte emocional del inversor pesa mucho y le lleva a tomar decisiones que no tienen sentido", como la de estar fuera del mercado porque hay volatilidad.


martes, 14 de junio de 2016

"El sistema de financiación autonómico es poco transparente y difícil de entender"

naranjas
"El sistema de financiación autonómico es poco transparente y difícil de entender, lo que provoca tensiones institucionales que no facilitan el debate y sí la demagogia, y dificulta la responsabilidad fiscal, por lo que abogamos por una reforma urgente del mismo". Esta es la principal conclusión del estudio "Financiación autonómica de régimen común: Una reforma necesaria" elaborado por el Consejo General de Economistas (CGE) que ha sido presentado hoy en Madrid. 

Valentín Pich, presidente del CGE señaló que "el ciudadano debería saber en todo momento lo que paga y a quién le paga, así como quien es el que le presta el servicio".  Por ello, añadió, "el Gobierno que salga elegido en los próximos comicios debería encarar con urgencia la reforma de la financiación autonómica, dado que las CCAA son las responsables de servicios fundamentales como la educación, la sanidad y los servicios sociales, que conforman la parte nuclear del Estado del Bienestar".

"Si no se hace, concluyó, será muy difícil hacer un desarrollo ordenado de la capacidad normativa en materia impositiva de las CCAA, que en algunos tributos, como los medioambientales, resulta farragosa y extremadamente compleja".

El estudio indica también que el reparto de recursos que se hace entre las Comunidades Autónomas resulta arbitrario y se altera con él el principio de ordinalidad.

Por tanto, sus autores proponen definir el nivel de gasto necesario para atender los servicios transferidos; revisar el concepto de población ajustada en función del principio de necesidad; analizar la cesta de tributos cedidos; rebajar el porcentaje de recursos aportados por las Comunidades al Fondo de reparto y eliminar los Fondos de Suficiencia y de Convergencia.

¿Qué opinas tú?